Qué es una Casa Pasiva, passive House o Passivhause

Si has llegado hasta aquí es probable que estés buscando información sobre qué es una casa pasiva, cuáles son sus beneficios y si realmente «compensa» este tipo de construcción.

Has llegado al sitio ideal, así que sigue leyendo y si al final todavía tienes preguntas, no dudes en consultarnos.

¿Qué es una casa pasiva?

Hagamos una pequeña introducción (muy pequeña, de verdad). El concepto Passivhaus o casa pasiva surge en los 80 en Alemania relacionado con la necesidad de adaptar la arquitectura a las condiciones climáticas y geográficas para conseguir un mayor aprovechamiento de los recursos naturales y, por lo tanto, una reducción notable del consumo energético.

Consiste en una forma de construir en la que la propia vivienda, por su propio diseño y características constructivas, a nivel de optimización del aprovechamiento solar y alto aislamiento, garantiza un consumo prácticamente nulo de energía, para conseguir unas condiciones ideales de confort a lo largo de todo el año.

Con este tipo de construcción vamos a conseguir, no solo ahorrar en nuestro consumo energético, sino también reducir el impacto que generamos sobre el medio ambiente.

DETALLES CONSTRUCTIVOS DE LAS CASAS PASIVAS

Para entrar más afondo en la explicación de qué es una passivhaus tenemos que hablar de 6 conceptos:

1. DISEÑO BIOCLIMÁTICO

Un diseño y estudio detallado de los factores como orientación, compacidad de la vivienda, protección solar…

2. Aislamiento térmico

En este tipo de construcción, la envolvente se encuentra altamente protegida, utilizando mayores espesores de aislamiento térmico que los indicados por normativa, consiguiendo una baja transmitancia térmica. Es decir, las casas pasivas tienen una pérdida de calor muy limitada, lo que hace que los aportes de calefacción necesarios sean casi nulos.

3. AUSENCIA DE Puentes térmicos

Los puentes térmicos son «puntos débiles» por los que se pierde energía. Por eso, en los diseños Passivhaus se garantiza la continuidad del aislamiento en todos los puntos de la envolvente, eliminando los puentes térmicos y con ellos las pérdidas de energía.

4.Estanqueidad del aire

Los flujos de aire a través de grietas o huecos pueden provocar condensaciones en la construcción. En las casas pasivas, la envolvente debe ser lo más estanca posible para evitar que haya estas correintes. Además, el sistema de ventilación mecánica debe ser eficiente.

5.VENTANAS Y PUERTAS DE ALTAS PRESTACIONES

En cualquier construcción, las puertas y ventanas son una fuente importante de pérdida de frío y de calor. Por eso es fundamental contar con puertas y ventanas con altas prestaciones que garanticen una elevada protección.

Generalmente se utilizan vidrios triples y marcos y perfiles aislantes.

6.sistema de ventilación MECÁNICA CON RECUPERACIÓN DE CALOR

Es el pulmón de las viviendas pasivas.

Este sistema de ventilación mecánica controlada, garantiza la calidad del aire en las passivehaus. Permite ventilar de forma continua sin perder energía. Además, con la ventilación mecánica, se filtran todas las impurezas y patógenos que pueda contener el aire.

beneficios de las casas pasivas

Entre los muchos beneficios de este tipo de construcción nos gustaría subrayar los siguientes:

  • Mínimo consumo energético y ahorro económico
  • Consumo de energía responsable
  • Menor impacto ambiental y clara reducción de las emisiones de carbono
  • Mayor confort térmico y acústico
  • Máxima durabilidad de los materiales

Ya para terminar, os dejamos un enlace a la web de la Plataforma de Edificación Passivhaus de España en la que podréis encontrar las siguientes directrices generales de diseño pasivo para nuestro país:

  • La demanda de calefacción debe ser inferior a 1.5KW/h (m2a)
  • La demanda de refrigeración debe ser inferior a 1.5kW/h (m2a)
  • La demanda de energía primaria total no debe sobrepasar los 120 kW/h (m2a) para el sumatorio de calefacción, agua caliente y electricidad.
  • Estanqueidad del ambiente: debe existir un control exhaustivo en la renovación del aire interior, el cual no debe superar las 0.6 renovaciones de aire por hora.